Advertising

Raiders Caen en Casa

Hasta inicios del segundo cuarto con una ventaja de 3-0, los Raiders habían dominado en casi todos los aspectos del partido en contra de los Chargers. Estaban en control del tiempo de posición, habían limitado a la ofensiva de los visitantes y estaban cerca de la zona roja buscando aumentar su ventaja, mínimo a un 6-0.

Fue entonces cuando Melvin Ingram capturó a Derek Carr forzando un balón suelto en el proceso. Corey Lieuget tuvo la suerte de estar en lugar correcto en el momento correcto para recuperar el balón y devolverlo hasta territorio de Oakland. Aun cuando los Chargers solo consiguieron tres puntos como resultado del robo de balón, eventualmente sumarían 20 puntos en el partido, mientras que los Raiders solo conseguirían tres más perdiendo por marcador de 20-6 y quedando con marca de 1-8.

La defensiva local inició bien forzando dos despejes en las primeras dos posesiones de la ofensiva visitante y aun con la derrota, demostraron un buen desempeño en general.

Es cierto que Melvin Gordon se escapó 66 yardas después de una recepción corta en lo que fue el remate al marcador para salir airosos, pero hubo aspectos positivos de la defensiva que se pueden resaltar.

En particular en la primera mitad la cobertura de rutas fue cercana y la presión del mariscal mejoró propiciando que el equipo del rayo batallara bastante.

Sin embargo, los resultados de ese desempeño no se vieron reflejados en la segunda mitad ya que Rivers y compañía encontraron la manera de conseguir su sexta victoria consecutiva del 2018.

De nuevo, Melvin Gordon fue clave al sumar 150 yardas totales mientras que Rivers fue astuto con el balón al pesar de no tener estadísticas impresionantes durante el partido.

Haciendo hincapié en lo positivo para los Raiders durante le domingo, habría que resaltar una jugada en particular, cuando el novato Johnny Townsend acarreó el balón 42 yardas en un engaño de despeje.

Durante los primeros ocho partidos con el Plata y Negro, Townsend había tenido resultados mixtos pero el domingo parecía más en control.

Su corrida fue su primera jugada antes de realmente haber despejado el balón durante el partido. En relación a su verdadera función, Townsend tuvo su mejor partido al registrar un promedio de 54 yardas por despeje.

Sin embargo, la finalizar el partido, los Raiders no habían hecho lo suficiente para quedarse con la victoria y como resultado, ahora se encuentran en medio de una racha de cinco derrotas consecutivas.

Con el partido ante los Chargers en el pasado, Jon Gruden y sus pupilos viajarán en semanas consecutivas al visitar a los Arizona Cardinals y después a los Baltimore Ravens respectivamente.

Después de esos compromisos, el Plata y Negro regresará al Coliseo de Oakland para recibir a los Kansas City Chiefs el 2 de diciembre.

Advertising