Raiderette Erica

111616-erica-cp.jpg

Con cuatro años de experiencia, la Raiderette Erica sabe lo que es el trabajo arduo. En su adolescencia arrancaba la maleza del patio de su casa, pasaba las vacaciones de verano en campamentos de baloncesto para varones y consiguió su primer trabajo a los 15 años de edad en un puesto de comida dentro de un centro comercial. "Si quería algo tenía que trabajar por ello," dijo Erica. Pudo ver de primera mano lo que se puede lograr con determinación y una buena ética de trabajo, ya que convivió mucho tiempo con su abuela, una humanitaria y feroz activista. "Recuerdo miles de manifestantes en las calles repitiendo lo que ella decía con un megáfono en la mano," con orgullo recordó Erica. El trabajo arduo justifica el orgullo y Erica le da el crédito a su abuela por enseñarle el porte y orgullo mucho antes de que se integrara a las Raiderettes.

Tanto la madre como el padre de Erica provienen de familias numerosas donde era común que se heredara la ropa de los hermanos mayores. "Se aseguraron de que apreciáramos el valor de un dólar desde edad temprana," dijo Erica. Cuando era jovencita, Erica acompañaba con frecuencia a su papá para realizar compras en tiendas de segunda y rápidamente le fascinó la búsqueda de las ofertas. "Me emociona estar buscando y me hace sentir bien el saber que gasté casi nada," comentó Erica. Entre las compras en tiendas de segunda y búsquedas constantes en eBay, Erica ha desarrollado una apreciación y ojo artístico por la expresión propia a través de la moda. Comenzó buscando piezas raras y únicas y actualmente está por lanzar un sitio de internet dedicado a la ropa de época. Poder convertir su pasión en un negocio propio es algo que siempre ha querido hacer. "En algún momento me gustaría convertirme en emprendedora. Siempre hago espacio para proyectos propios y encuentro la manera de incorporar esas pasiones a mi vida," mencionó Erica.

Por suerte el ser Raiderette le ha permitido a Erica el poder practicar una de sus pasiones de manera diaria. En primera instancia fue su Tía Lupe la que la introdujo al mundo de la danza. Tomó clases de ballet folklórico desde los siete años y asegura haberse enamorado de la danza desde el primer instante. "Es una disciplina artística con un sentido cultural. Es hermosa la sincronización de los pies, el movimiento preciso de las faldas y sobretodo la historia que transmite. Nos da la habilidad de compartir nuestra herencia con otros," explicó Erica. "En mi cultura somos gente muy orgullosa y apasionada y eso es evidente por medio de la música y el movimiento del ballet folklórico." Sus instructores de baile entrenaron con Amalia Hernández, una famosa coreógrafa de ballet y la fundadora del Ballet Folklórico de México. Erica espera tener la oportunidad de poder ver un espectáculo del mundialmente reconocido Ballet Folklórico de México durante la estancia del equipo en la Ciudad de México.

El gusto de Erica por la danza inició con una afinidad por la música. En su casa era común despertar con la música de su papá a todo volumen mientras que él pulía alguno de los carros clásicos de su colección. Hoy en día tiene subscripciones a cuatro diferentes medios de música digital y disfruta de una amplia variedad, desde el rock alternativo hasta el R&B. Escuchar corridos le ha dado a Erica un sentido de apreciación por la música regional. "Son similares en el sentido de que la canción cuenta una historia," explicó Erica. Ella piensa que la música puede aliviar y le gusta que puede transportarla a diferentes lugares o momentos, lo cual es muy importante para ella. "Me da ansias el poder experimentar cosas nuevas y crear nuevas amistades con personas que son diferentes a mí. La gente originaria de otros lugares, de diferentes clases sociales, que habla diferente idiomas; hay mucho del mundo por conocer," comentó Erica. Se puede estar seguro de que Erica estará disfrutando al máximo la visita del equipo en Ciudad de México. "Una cosa es viajar al extranjero, en especial a México que significa mucho para mí, pero hacerlo bajo estas circunstancias, donde estaremos representando a esta franquicia, me da escalofríos," señaló Erica. Cuando pise el campo del Estadio Azteca lo hará con orgullo en su herencia y con orgullo en su rol como Raiderette.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Related Content

Advertising