Columna de Análisis

Octubre fue un buen mes para el Plata y Negro.

El equipo de los Raiders terminó el mes de Octubre con un record positivo y aunque comenzó con una dolorosa derrota en casa ante los Texanos de Houston por marcador de 31- 24. Un partido que pudiera haber sido por lo menos empatado en los últimos minutos de no haber sido por un pase interceptado que dejaría a los aficionados de los Raiders desilusionados y con la incertidumbre si todo seguiría como en las últimas temporadas y si todo esto era falsas esperanzas.

Sin embargo otros vientos comenzaron a soplar cuando los Cargadores de San Diego visitaron el Coliseo de Oakland el 10 de Octubre. En ese partido se pudo ver a un equipo de Oakland agresivo con furia en los ojos y ganas de vencer a un rival que los había dominado durante 13 partidos consecutivos. La defensiva de los Raiders comenzó la fiesta acorralándolos en su propio territorio y no solo eso, sino que bloquearon las primeras dos patadas de despeje de Mike Scifres convirtiéndolas en 9 puntos. Los Raiders no bajaron la guardia y terminó ganando 35-27 dando por terminada la racha de San Diego y levantando nuevamente los ánimos tanto del equipo como de los aficionados que tanto merecían este triunfo ante tan difícil rival.

El domingo 17 de Octubre cruzaron el Puente de la Bahía para enfrentar a los 49ers, un juego por el orgullo y el dominio de la bahía y aunque tuvieron un buen inicio dominando el primer cuarto, solo lograron anotar dos goles de campo pero en la segunda mitad tuvieron una actuación para el olvido donde y perdieron 17-9 dando al equipo de San Francisco su primera victoria de la temporada.

Quizás este partido marco la pauta para que el equipo trabajara más duro y corrigiera los errores. Con energía y disciplina voló a Denver el 24 de Octubre. En ese partido Oakland rompió con la barrera de la timidez y derrotó de manera convincente a los Broncos de Denver por marcador de 59-14 y más que Broncos los hicieron ver como caballos mansos. Esta era la primera vez que se lograban tantos puntos en la historia de la franquicia, pero entre la alegría de tan contundente triunfo también surgían dudas. ¿Por qué el cambio tan drástico? ¿Es este el verdadero nivel que han alcanzado los Raiders? ¿Será este el equipo que vamos a ver por el resto de la temporada 2010? o ¿Será que nos toca una de cal por una de arena? Las respuestas a muchas de estas preguntas se contestaron el día de Halloween.

Ese fin de semana aterrizaron en Oakland los Halcones Marinos de Seattle, un equipo con mucha confianza, en primer lugar de su división con una racha de dos partidos ganados en forma consecutiva y un Entrenador en Jefe, así como un mariscal de campo con mucha experiencia. Pero los Raiders nuevamente salieron con ganas de ganar desde el volado de la moneda y aunque el partido inicio con un duelo defensivo, la primera anotación llegó con un gol de campo de 31 yardas conectado por Sebastian Janikowski cuando quedaban 5:14 por jugar en el primer cuarto y aunque los Raiders tenían la mínima ventaja, su defensiva estaba teniendo una actuación excelente limitando a la ofensiva de Seattle. No fue hasta cuando faltaban 8:54 de la primera mitad cuando la ofensiva enfrentó una difícil situación de cuarta oportunidad y una yarda por avanzar en la yarda 30 de Seattle. Tom Cable tomó la excelente y valiente decisión de dejar su unidad ofensiva en el terreno de juego y cuando todo mundo esperaba una jugada por tierra, Jason Campbell lanzó un excelente pase de anotación a su corredor de poder Marcel Reece arrancando el alarido de júbilo de los más de 35 mil aficionados en el Coliseo al poner a los Raiders en ventaja en el marcador 10-0.

Con una excelente labor defensiva que capturó en ocho ocasiones al mariscal de campo Matt Hasselbeck y neutralizó al resto de la ofensiva, terminaron derrotando a los Halcones Marinos de Seattle por marcador de 33-3. Es la primera ocasión que los Raiders permiten tan pocos puntos desde el 2002 cuando derrotaron a Kansas City 28-0. Así es como los Raiders terminaron el mes de Octubre, con dos victorias consecutivas y dos victorias en partidos de división. En los últimos dos partidos tuvieron una diferencia de puntos de 92 a favor y 17 en contra. Una dosis que esperan duplicar en Noviembre y Diciembre para eventualmente disfrutar de un viaje a la postemporada. Pero antes de llegar a eso tendrán que derrotar a los Jefes de Kansas City este próximo domingo. En hora buena por los Raiders puedan disfrutar de otro triunfo.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Related Content

Advertising